Foro de Crepúsculo ambientado siete años después de Amanecer.
 
ÍndicePortalCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
Links de Importancia
Mejores posteadores
Aleesha K. Meish
 
Ellena Z. Kozlova
 
Kaitlyn Evans
 
Renesmee C. Cullen
 
Luna McGregor
 
Isabella M. Cullen
 
Ashleigh M. Knight
 
Jacob Black
 
Pixie B. Lynn
 
Sasha L. Rambord
 
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 14 el Miér Jul 07, 2010 6:05 pm.
Últimos temas
» Dead World
Lun Nov 15, 2010 1:42 am por Invitado

» ~LIVIN' STORIES~
Mar Oct 19, 2010 5:55 pm por Invitado

» ~LIVIN' STORIES~
Mar Oct 19, 2010 5:53 pm por Invitado

» de caza o de paseo?? ( libre )
Vie Oct 08, 2010 7:48 pm por emmett cullen

» Personajes de la Saga
Vie Oct 08, 2010 7:44 pm por emmett cullen

» Eternal Rome
Dom Oct 03, 2010 1:27 pm por Invitado

» Villanos de la Historia FORO NUEVO
Lun Sep 20, 2010 10:07 pm por Invitado

» Vampire Academy [ normal ]
Dom Sep 19, 2010 11:37 pm por Invitado

» ALL SAINTS -elite-
Mar Sep 14, 2010 12:44 pm por Invitado

Foros Hermanos
Afiliados élite
Image and video hosting by TinyPic Modeling World< Rol basado en Crepúsculo Specialis Revelio
¡OTROS AFILIADOS AQUÍ!
Staff del Foro
CRÉDITOS

Comparte | 
 

 Servida en bandeja {Demetri}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Renesmee C. Cullen
·Little Admin ♥·
avatar

Mensajes : 125
Fecha de inscripción : 05/07/2010

MensajeTema: Servida en bandeja {Demetri}   Miér Jul 07, 2010 9:47 pm

-Si Mami, voy a salir con unas amigas a Port Ángeles, no te preocupes - Remarqué el “no te preocupes” bastante, para que así pudiera dejarme marchar con mis amigas de instituto. Yo iba a ir sola, con mi moto, ya que ellas cuando me llamaron para quedar, estaba allí ya, comiendo con unos amigos. No podía negarme a salir de casa. Lo necesitaba. Supuse que iban a estar las de siempre, así que me emocioné bastante al imaginar la que íbamos a liar por allí. Se suponía que las tiendas estaban cerradas, pero en realidad no íbamos a comprar, sino a pasárnoslo bien, en la discoteca nueva que habían abierto. El caso es que me quedé totalmente sorprendida cuando mis padres, o más bien mi madre, me dejó ir a regañadientes allí. Ya que era de noche, y había mucho pulpo suelto por esos lares. Supuse que estaba de buen humor, y que había “comido” bien como para dejarme salir de noche, e irme yo en moto hasta allí. Sola. Aunque sabía que no iba a estar sola, sola. Ellos iban a estar cerca de mi vigilándome muy de cerca. Lo sabía de sobras.

Así que me puse el casco, me lo até bien, me puse la chaqueta, la mochila a la espalda y arranqué la moto, viendo por el rabillo del ojo a mi tío Emmett, seguirme. Sonreí divertida, y aceleré un poco más, lo justo para que él viera que si se atrevía a adelantarme, yo iba a subir la velocidad. Aunque él nunca se hacía el machito conmigo, si que le gustaba jugar, pero sabía el limite, y ese era el limite. Pronto me vi yo sola viajando por la carretera de Forks, que llevaba a la ciudad. En media hora o así, llegué al restaurante en donde habíamos quedado. Cuál fue mi sorpresa al ver que estaba cerrado, y que no había nadie allí. Entonces miré de nuevo el rotulo del local. Mierda. Me había confundido. Chasqueé la lengua contra mi paladar, y giré sobre mis talones. Ahora a buscar de nuevo el dichoso restaurante. ¿Pero donde se encontraba? Ni idea.


_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Demetri Vulturi

avatar

Mensajes : 56
Fecha de inscripción : 07/07/2010
Localización : ¿Te importa acaso?;

MensajeTema: Re: Servida en bandeja {Demetri}   Miér Jul 07, 2010 10:19 pm

Aro podía haber enviado a Heidi. Quizás a Jane, su más leal ayudante. Pero no. Se había decantado por mí. Estaba claro que quería información. Pero no una información cualquiera, si no una de esas informaciones que te dejan el paladar cargado de buen sabor. ¿Y quién mejor que yo para complacer a mi amo y señor?, nadie. Porque yo presentaba las cualidades suficientes como para detectar a mi presa, en este caso la de Aro, y sonsacar todos y cada uno de los datos de ésta.
Aro se fiaba de mí. Sabía perfectamente que aquellas misiones eran mis favoritas y, por lo tanto, en las que más empeño ponía.
El hombre, mi señor, estaba tremendamente obsesionado con la joven fabricada por el amor de aquellos dos jóvenes. Aquel Edward perteneciente al aquelarre de los Cullen y aquella humana. Bueno, aquella joven que en un pasado era humana, más bien. Una tal Isabella. La recordaba, ¿cómo no?, Los Vulturi habíamos removido cielo y tierra para poder deshacernos de aquella repugnante amenaza. Porque sí, aquel aquelarre era repugnante y sí, ciertamente, era una amenaza. No había más.
Debía encontrarla, localizarla. Debía jugar con ella, entenderla y buscar todos sus puntos débiles con el objetivo de desarmarla. Sí, y aquello se me daba ciertamente bien. Era Demetri, el mejor rastreador existente y, por lo tanto, un perfectísimo cazador. Por ello Aro me tenía entre sus tropas. Porque era letal y fiable.

Habían pasado tres días y, finalmente, había conseguido cruzar todo el globo terrestre para poder llegar a Forks. En aquellos momentos, debido a que no necesitaba apresurarme, me dedicaba a caminar por las oscuras calles de Port Angeles. Las pocas personas que allí se encontraban, me observaban. Me admiraban. Y no, no pretendo ser ególatra –o quizás sí-, pero es que sabía perfectamente el sentimiento que lograba recaer en los humanos. Un sentimiento de deseo. Lo notaba.
Sin embargo, para mí, no era tan fácil disfrutar de aquel simple paseo. Todo el ambiente se encontraba inundado del olor a sangre humana. Aquel aroma que tan loco me volvía.
Mis ojos iban tomando aquel tono rojizo que tanto los caracterizaba. Un tono más carmesí que de costumbre. Y no, no era por el olor a simple humano, esta vez un aroma mucho más atrayente era el que me llamaba. Y yo, como un simple imbécil, me iba dirigiendo a él. No podía evitarlo, era mi naturaleza.
Me moví con velocidad, teniendo como objetivo aquel ser que tanto estaba deseando. ¿Qué pasaba por tener un poco de diversión?, nada en absoluto. O al menos eso pensaba.
No tardé demasiado en localizarla. Aquella joven, una muchachita de aparentemente quince años. Una simple adolescente que, habría de jurar, presentaba rasgos que me eran familiares. ¡Como para no!, Aro me había hablado mucho de ella. Reneesme. Aquel era su nombre y, por las mismas, mi objetivo. Allí estaba, completamente puesta en bandeja para mí.

Sin más, me dejé ver a la luz de las luces de los faroles. Brillante, resplandeciente, pero fingiendo ser un ciudadano más. Sin embargo, ¿qué ciudadano se dirigía a una simple niña con intenciones poco agradables?.
Una sonrisa se acomodó en mi rostro, y finalmente, las palabras comenzaron a salir por mi boca. Siempre amables. Como buen galán que era, ¿no?
-Muy buenas noches, señorita Cullen -contesté, posando ambos brazos a mis espaldas e inclinándome ligeramente hacia ella, buscando encontrarme a su altura.
- ¿Papá y mamá os han dejado sola? –pregunté de nuevo, echando una pequeña carcajada sin poderlo evitar. Ya estaba. Ahora no iba a dejarla escapar.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Renesmee C. Cullen
·Little Admin ♥·
avatar

Mensajes : 125
Fecha de inscripción : 05/07/2010

MensajeTema: Re: Servida en bandeja {Demetri}   Jue Jul 08, 2010 4:36 pm

Me rasqué la nuca levemente, con la mano, haciendo que mi cabello lacio, se revolviera un poco. Pasando por un escaparate, de una tienda, vi por el rabillo del ojo mi cabello, que se había quedado así de mal al revolverlo antes. Suspiré cansina y después lo alisé con los dedos. No quería parecer una loca, con esos pelos. Como aquella actriz que había visto hacer de Bellatrix Lestrange en una de las películas de Harry Potter. ¡Por dios! Eso sí que era mal gusto. El caso es que me encantó como hacía ese papel, y me atrevería a decir que fue uno de los personajes que más me gustó de la película. Si, a veces era un tanto rara con los gustos. Pero para gustos colores, o eso decía un refrán que había leído en uno de los libros de clase.

Me paré de golpe, y torcí los labios hacía un lado. De verdad, a veces podía ser un tanto idiota. Era para pegarme en esos momentos. ¿Por qué mierda no había pensado en llamar a alguna de estas, para decirles donde estaba, y así no tendría que ir buscándolas como una idiota? Mirándolo bien…mejor no. No quería que pensaran que era una inútil por no saber llegar hasta el restaurante. Seh…a veces el orgullo dominaba a las personas bastante. Y este era mi caso. Así que continué mi camino por las calles de Por Angeles. La moto la había dejado allí aparcada. Supuse que iba ser mucho más cómodo y visible para encontrar el local, ir andando que en moto. Y más o menos era así. Aunque comenzaba a cansarme ya de tanto andar, y no encontrar nada de nada. Se apoyé en una de las paredes de un bloque, y cerré los ojos, respirando irregularmente. Necesitaba algo de comer. Y no me refería precisamente a una buena pizza, o a un buen plato de macarrones. No. Me refería que necesitaba mi termo de sangre, para echarle un traguito y así calmar mi sed. Era un agobiante llevar doble vida. Y también doble dieta. Pero así eran las cosas por desgracia.


Como no tenía nada que hacer, decidí darme la vuelta. Pues había estado buscando mucho ya, y no las encontraba, además de que ninguna me cogía el maldito teléfono {si ya había vencido a mi orgullo una vez más}. Así que volví de nuevo al punto de partida, y allí me quedé, mirando el móvil de nuevo, y enviando un sms a mi madre, diciéndole que en nada estaría allí. Después de darle a la tecla de enviar. Noté como alguien se acercaba a mí por la espalda. Guardé rápidamente el móvil, y cuando me giré lo vi a él. Mis ojos se agrandaron y el miedo me recorrió todo el cuerpo, azotándome {reacción humana} aunque luego reaccioné de otra forma. Un gruñido de aviso salió de mi pecho, y me puse tensa, con las mandíbulas también así. Mirándolo fijamente a los ojos. Estaba claro que humano no era. Además de que me sonaba mucho. Pero no sabía de dónde. -¿Cómo sabes mi nombre? –pregunté sin dejar de mirarle, ahora nuevamente asustada. ¿De qué me conocería aquél vampiro? Pues estaba claro de que era uno. - ¿Quién eres? – volví a preguntar. Aquella carcajada me heló la poca sangre humana que tenía. Y mi rostro se tensó del todo. Corría peligro, eso lo sabía muy bien. Pero la curiosidad picaba también.

_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Demetri Vulturi

avatar

Mensajes : 56
Fecha de inscripción : 07/07/2010
Localización : ¿Te importa acaso?;

MensajeTema: Re: Servida en bandeja {Demetri}   Jue Jul 08, 2010 6:37 pm

Una amplia sonrisa se apoderó de mi rostro, expresando la satisfacción que en aquellos momentos invadía todo mi helado cuerpo. ¿Cómo no sentirse así?, era lo mejor que me podría haber pasado. Encontrarme a aquella muchacha, la querida hijita de Edward, sola e indefensa. Dejada a la merced de cualquier maligna y aprovechada persona que por allí podía pasar. Exacto, como lo era yo.
Sinceramente, si supiesen los miembros de Volterra con qué facilidad había podido ser el librarse de aquella pequeña, simplemente no lo hubiesen creído. Más bien porque era impensable. Imposible. ¿La adorada de los Cullen sin protección?, ¿pero en qué pensaban aquellos asquerosos vampiros bebedores de “bambies”?; aquello era cometer un grave error. Error que, para mi desgracia, no podría utilizar a mi favor.
Este hecho se debía a Aro. Sí, correcto. Aro no deseaba que la joven híbrida cayese muerta en mis manos. No. Aro deseaba estudiarla, ver de lo que era capaz de hacer aquella jovencita y, en caso de una posible eliminación, ser él mismo quien acabase con su vida. Porque Aro era así. Cruel, vil. Un vampiro hecho y derecho, como yo solía decir. Porque… ¿qué es un vampiro sin sus principios?, nada. Absolutamente nada.

La pequeña descendiente de los Cullen estaba aterrada. Y eso me complacía. ¿Cómo decirlo?, era agradable observar aquel temo humano en sus ojos. Era divertido comprobar como una de sus partes intentaba ponerse a la defensiva y otra, muy distinta, deseaba echar a correr. Escapar. Porque así eran los humanos, perfectos cobardes que huían nada más escuchar la palabra “vampiro”. O, bueno, al menos en mi tiempo pasado era así. Ahora ya, debido a nuestro anonimato, habíamos perdido gran parte de respeto. Éramos tomados por simples bromas de brujería. Tan solo eso. Y eso lograba enojarme.

Mis ojos, aún inyectados en sangre –como siempre- no dejaban de posarse en cada facción del rostro de la adolescente. Era hermosa, ¿para qué engañarnos?, parecida a su madre. Cabía decir. Pero también a su padre. Aquella mezcla de vampiro y humano hermoso era Reneesme. Y yo lo aceptaba. Aceptaba que para ser una horrible e impura creación de dos seres distintos, la muchacha lograba causar interés en mí. ¿Me atraía?, ¡quién sabía!, ultimamente me dejaba llevar demasiado por lo que sentía en el mismo momento. Y eso, en muchos aspectos, confundía mis sentidos. Sí, mi mente no estaba para ser manipulada, pues se presentaba débil. Sin fuerzas. Quizás porque, en cierto modo, estaba un tanto cansado de la eternidad. Aunque esto es un tema que no viene a cuento. Ahora mi objetivo era la joven híbrida. Tan solo eso debía ocupar todos los rincones de mi cabeza y nada más.

Otra carcajada se escapó por mi boca mientras que mis pasos me hacían alejarme un poco de la chica para dejar algo de distancia entre ambos. ¿Incomodidad?, en absoluto. Ya me acercaría de nuevo a ella cuando fuese necesario.
-¿¡Y cómo no saber vuestro nombre!? –preguntó el hombre, entonando aquellas palabras con un fuerte sarcasmo. Como era de esperar en él cuando hablaba- ¡Vuestra familia nos lleva dando dolores de cabeza durante bastante tiempo! –añadí, aún con una sonrisa posada en mi rostro, para finalmente cambiar totalmente a una mueca un tanto más seria. Más fría. Más macabra. Al igual que la mirada que le estaba lanzando en aquellos momentos. Una mirada que ocultaba el deseo de abalanzarse sobre la piel de su cuello y desgarrárselo por completo.
- Supongo que no me conocéis, érais demasiado pequeña cuando mis amos intentaron librarse de vos –me burlé, llevando una mano hacia la de la muchacha y atrayéndola –totalmente- hacia mí. Para terminar, acerqué mis labios hacia la piel de su mano y la besé con suavidad. Signo de cierta educación, a mi parecer. Aunque tal vez provocación.
- Demetri. Grabaos a fuego este nombre –sentencié con una voz ronca. Cargada de ferocidad.
No podía olvidar que me encontraba en plena misión, no era momento de andar tonteando.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Renesmee C. Cullen
·Little Admin ♥·
avatar

Mensajes : 125
Fecha de inscripción : 05/07/2010

MensajeTema: Re: Servida en bandeja {Demetri}   Sáb Jul 10, 2010 3:31 am

Ahora entendía perfectamente a mis padres y a los que querían protegerme. Siempre diciéndome que tuviera cuidado, que no anduviera sola por callejones, etc. ¿Y por qué diantres nos les había hecho caso, eh? Ahora era demasiado tarde. Aunque no había reparado en una cosa. Nunca estaba sola. Siempre había alguien vigilándome. Pero con el miedo de haberme encontrado a aquél chico, aquellos pequeños detalles se me habían borrado al instante. Otro detalle de que alguien viniera a tiempo de “socorrerme” era que el mensaje que le había mandado a mi madre hacía nada, por el móvil, decía que iba hacía allí. Como mucho se tardaban cuarenta minutos en moto, poco más. Si conseguía entretener aquél tipo, con cualquier cosa, tal vez mis padres y compañía se dieran cuenta de que algo iba mal, al no llegar a casa. Aunque… mucha suerte no tenía últimamente. En realidad creo que nunca la tuve. Ser hibrida no era algo de lo que me enorgulleciera. Era un palo tener que esconderte en un aula vacía o en algún lavabo del instituto, para poder beber del termo de sangre, que mamá me había puesto en la mochila, antes de salir por la puerta de casa. Además de que siempre habían preguntas de por medio.

Suspiré más tranquila al ver que se alejaba de mi unos pasos. Eso me relajó, pero no dejé de estar en guardia por si las moscas. No podía confiar en aquél individuo. Además, algo en su forma de hablar, de expresarse, y todo, me hacía desconfiar más. Era cierto que ese aire de galán apuesto me atraía en cierta manera. O más que atraer sentía un cierto interés. Era guapo, de eso no cabía duda. Y aquellos ojos rojizos como la sangre, me hacían querer saber más. Comprendí a medias lo que había querido decir con aquello de que mi familia no hacía más que darles dolores de cabeza. ¿Pero quiénes eran ellos? Solo había un clan que mi familia podía darles dolor de cabeza. Y aquél clan eran los Vulturi. Los famosos Vulturi de Volterra. ¿Enserio era uno de ellos?. No…no podía ser…por lo que me habían contado, ellos ya no iban a pisar Forks nunca más. Entonces me acordé de que no estábamos en Forks. Eso me hizo recular, pero entonces sentí como cogía mi mano atrayéndola hacía él, para besarla con suavidad. En un acto reflejo, tiré de mi mano para soltarla de su amarre. ¿Quién se creía para tocarme?.

Lo miré con cierta repugnancia. Por muy educado que hubiera sido, aquello traspasaba los limites. Un desconocido peligroso, besando mi suave piel… no, eso no podía permitirlo. Desee con todas mis fuerzas de que alguien pasara por allí y me sacara de aquél sitio. Pero estaba totalmente indefensa. Expuesta a él sin yo quererlo. -¿Tú amo? – pregunté alzando una ceja, cogiéndome mi mano, con la otra, y acercándomela a mi pecho. -¿Aro? – me atreví a preguntar. Mientras retrocedía hacia atrás lentamente. Quería echar a correr. Pero necesitaba distraerle antes. ¿Pero cómo?.

_________________

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Servida en bandeja {Demetri}   

Volver arriba Ir abajo
 
Servida en bandeja {Demetri}
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Dejar en bandeja un personaje.
» Testimonios [Privado: Narshel y Crescent]
» Tristán y Candela XXVII
» Love Cupcakes (paraditas)
» Tristán y Candela XXXIV

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Twilight :: Port Angeles :: Calles-
Cambiar a: